RECOMENDACIONES PARA UN VERANO SALUDABLE

RECOMENDACIONES PARA UN VERANO SALUDABLE

Categoría: Nacional
487 vistas
tierra

La exposición al sol en forma inadecuada puede producir quemadura solar, envejecimiento prematuro de la piel, producción de arrugas, manchas, sequedad y disminución de las defensas del organismo, lesiones oculares (cataratas, fotoqueratitis, etc.) que pueden eventualmente a largo plazo determinar cáncer de piel.

Para evitar todas estas complicaciones es necesario protegerse del sol.

1.- Buscando los espacios sombreados, tanto para esparcimiento como recreación. Sobre todo los espacios verdes, bajo los árboles, sobre césped.

2.- Uso de sombreros, de preferencia de ala ancha, que nos brindarán una mayor protección en cara, orejas, nuca y cuello.

3.- Uso de lentes con protección UV.

4.- Uso de ropas livianas de colores oscuros y evitar la exposición extensa al sol con ropa mojada.

5.- Evitar la concurrencia a las playas entre las 11 y las 17 hs. (horas de mayor radiación UV).

6.- Uso de sombrillas grandes, de lona de trama gruesa, para lograr el mayor posible bloqueo de los rayos UV. Saber que siempre hay radiación que la traspasa, además de la que se refleja en la arena y el agua.

7.- Uso de protector solar con factor de protección solar (FPS) igual o mayor de 30 y UVA alto. El protector solar es un muy buen complemento cuando se aplica sobre la piel seca cada 3 horas mientras estemos en exposición solar. Debe comenzar a colocarse media hora antes de la exposición al sol.

8.- Ninguna cama solar está recomendada, ya que emiten radiación ultravioleta con los mismos efectos nocivos que el sol y que no es posible controlar.

9.- Es conveniente una hidratación adecuada del organismo, durante las horas de mayor calor.

Seguridad Alimentaria:

1- Lávese frecuentemente las manos con agua y jabón, sobre todo antes de manipular alimentos.

2- Realice un correcto lavado de frutas y verduras, fundamentalmente si va a consumirlas crudas (sumergirlas en una solución que ud. mismo puede preparar con una cucharita de hipoclorito de sodio por cada litro de agua durante por lo menos media hora antes de consumir ò preparar los alimentos)

3- Cocine bien los alimentos y procure consumirlos a la brevedad, protegiéndolos de los insectos

4- Asegúrese de consumir alimentos habilitados, bien etiquetados y con fecha de vencimiento vigente.

5- Consulte inmediatamente si se siente enfermo luego de consumir alimentos ò por cualquier otra razón.

6- Si enferma y la causa puede atribuirse a algún alimento identificable, NO lo descarte y manténgalo refrigerado hasta que el médico le diga que puede desecharlo.

Esta es una época en la que se comparten piletas con otras personas y  el agua puede ser vehículo para la transmisión de enfermedades. En tanto, resulta necesario tener presente algunos riesgos y tratar de prevenirlos.

Recomendaciones

Evitar tragar agua, lavar bien las manos con agua y jabón luego de ir al baño. Utilizar sanitarios o zonas alejadas para cambiar pañales. Higienizar bien al bebé y luego lavarse las manos con agua y jabón.

Si pican los ojos, hay dolor de oídos o aparecen ronchas en la piel luego de estar en el agua, se debe consultar con un médico.

Los niños siempre deben ir al agua acompañados de un adulto y protegerse del sol utilizando cremas protectoras. Disponer de un botiquín de primeros auxilios.

Precauciones al contacto con el agua

Conocer la zona de baño, su profundidad, la temperatura del agua, las corrientes, oleajes, remolinos, etc. Debemos acentuar medidas de prevención y control para evitar pérdidas de vidas.

No bañarse solo

Aunque seas un buen nadador, puede que surjan imprevistos o problemas en el agua. Si estás acompañado, siempre puedes recibir ayuda; en las playas se debe nadar a lo ancho de las mismas y nunca hacia el interior.

Mojarse antes de entrar en el agua

El cuerpo debe acostumbrarse progresivamente a la temperatura del agua; si sientes mucho frío, es mejor que salgas lo antes posible.

Respetar las horas de digestión

Evita comidas copiosas antes de nadar. Métete en el agua pasadas 2-3 horas de la última comida, especialmente si el agua está muy fría o si vas a realizar ejercicio intenso

Vigilar de cerca a los niños pequeños

No conocen el peligro y además hace falta muy poca agua para que se ahoguen; una zona que para nosotros parece segura, para ellos puede ser muy peligrosa. Uso de cerco perimetral reglamentario en piletas publicas y en privadas.

Si hay alguien en peligro, pedir ayuda

Avisa al socorrista. Si no hay nadie mejor preparado que tú, no realices el rescate sin pensar; analiza los medios y tus posibilidades antes de actuar. En muchas ocasiones, una situación de peligro termina con dos ahogados: el accidentado y el rescatador desesperado sin formación ni conocimientos adecuados.

Si sos vos el que está en peligro conserva la calma: pide ayuda rápidamente. Si estás relajado, es más fácil flotar.

En piscinas-piletas

No empujar a los demás, no saltar sin antes asegurarse de que no hay nadie bajo el agua, no hundir a los demás y cumplir las normas de higiene y régimen interno de la instalación.

En las playas

Nadar en zonas vigiladas por especialistas, respetar las banderas: roja = baño prohibido, amarilla = precaución, verde = baño libre. No alejarse de la orilla, no bucear en fondos desconocidos o sin visibilidad suficiente, conocer las mareas, oleajes y corrientes, tener cuidado con cuevas, redes, algas, etc.

Comentarios